PAGINAS

TODO PARA EL ESTUDIANTE DE MEDICINA LES DECIMOS:

TODO PARA EL ESTUDIANTE  DE MEDICINA LES DECIMOS:

BUSQUEDA

Cargando...

HUESOS COSTILLAS

domingo, 7 de abril de 2013




En general, existen 12 costillas o huesos elongados planos a cada lado del tórax. Las costillas forman la mayor parte de la caja torácica osteocartilaginosa y siguen una curva anterior y descendente. Las costillas típicas se componen de cabeza, cuello, tubérculo y cuerpo.

La cabeza de la costilla tiene forma de cuña y muestra dos fositas articulares para las correspondientes vértebras así como para la vértebra situada por encima. Estas fositas están separadas por la cresta de la cabeza.
El cuello de la costilla es una porción maciza y aplanada que se sitúa entre la cabeza y el tubérculo, por delante de la apófisis transversa de la vértebra correspondiente. El borde superior, denominado cresta del cuello, es punzante, mientras que el inferior se encuentra redondeado.
El tubérculo de la costilla se localiza en la cara posterior, en la unión entre el cuello y el cuerpo, y es más acusado en las costillas superiores. Los tubérculos de la mayoría de las costillas disponen en una fosita convexa lisa, que se articula con la apófisis transversa de la vértebra correspondiente así como una porción rugosa no articular en la que se inserta el ligamento costotransverso lateral. Los tubérculos de la octava a la décima costilla poseen fositas planas de articulación con otras similares de las apófisis transversas vertebrales.
El cuerpo de la costilla es delgado, plano y curvo. El cuerpo forma la mayor parte de la costilla y tiene una cara externa y otra interna con un borde superior grueso y redondeado y un borde inferior fino y punzante. El cuerpo se dirige desde la parte posterior y cambia bruscamente hacia delante a corta distancia del tubérculo.
El lugar donde se produce el cambio mayor en su curvatura se denomina ángulo de la costilla. A este nivel, la costilla se curva y torsiona. El surco costal y el flanco que forma el borde inferior de la costilla protegen al nervio y a los vasos intercostales que acompañan a las costillas.                                   s

Costillas verdaderas.  Los primeros siete pares (ya veces también el octavo) se conocen como costillas verdaderas o vertebroesternales, porque se insertan en el esternón a través de los cartílagos costales.
Costillas falsas.   Las costillas falsas o vertebrocondrales son del octavo al doceavo par de costillas. Las costillas octava a novena se comunican a través de cartílagos costales con los cartílagos de la costilla superior. Las costillas nueve a doce suelen conocerse también como flotantes, porque no tienen ningún tipo de inserción anterior, sino que terminan en la musculatura de la pared abdominal anterior. Aunque estas costillas se encuentran libres, no flotan, sino que se articulan con el cuerpo de sus propias vértebras.
Costillas típicasLas costillas tres a nueve son típicas en el sentido de que reúnen las características que se describen. Si embargo, existen diferencias en la longitud y en otros parámetros entre las costillas típicas.
Costillas atípicasLas costillas uno, dos y diez a doce son atípicas.

La primera costilla es la más ancha y curva de todas y también, la más corta de las costillas verdaderas. La primera costilla tiene una importancia clínica, porque en ella se cruzan o se insertan numerosas estructuras. La primera costilla es plana y posee un tubérculo prominente para el músculo escaleno anterior en la cara superior, por delante del cual pasa la vena subclavia, y por detrás la arteria, acompañada del plexo braquial. Esta costilla se articula con el cuerpo de la primera vértebra torácica y el tubérculo de la primera costilla con la apófisis transversa de esta misma vértebra. La primera costilla no es palpable porque está cubierta por la clavícula.

La segunda costilla tiene una curvatura similar a la primera pero es más delgada, se distingue fácilmente de la primera costilla por una eminencia ancha y rugosa que corresponde al tubérculo de inserción del músculo serrato mayor.
La décima costilla se articula únicamente con su vértebra correspondiente. La onceava y la doceava no tienen cuello ni tubérculo.
El número de costillas, que suele ser de doce pares, puede aumentar por la presencia de costillas supernumerarias, ya sea en la región cervical o en la región lumbar, siendo éstas últimas más frecuentes. Las fracturas costales provocan dolor exquisito porque los fragmentos se mueven durante la respiración; las costillas intermedias son las que más se fracturan en cualquier punto de su trayecto.

Los cartílagos costales son más redondos que fas costillas, se extienden a partir del extremo anterior de éstas. Los siete primeros pares de cartílagos costales se insertan en el esternón. Los cartílagos del octavo al décimo se articulan con el borde inferior del séptimo cartílago, y los cartílagos costales de la once y la doce acaban en la musculatura de la pared abdominal anterior. Las extremidades mediales del séptimo al décimo cartílago costal se unen creando un reborde llamado arco costal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada